Editorial

DESPUÉS DE LA TEMPESTAD LLEGA LA CALMA…

Tradicionalmente las escuelas de administración en el mundo nos enseñan los ciclos que viven las organizaciones, al igual que las personas, atraviesan por diferentes ciclos durante su existencia.

Es inevitable pasar por diferentes transiciones (Nacimiento, crecimiento, madurez y muerte); sin embargo, la misión más importante de las personas que integran las organizaciones es   lograr que se perdure en el tiempo, es decir, garantizar la supervivencia de la organización y cada persona es responsable de esto desde su rol, cualquiera que sea este en la organización.

Nosotros como parte del ecosistema empresarial también vivimos este ciclo natural y dentro de cada una de sus etapas se pueden tener circunstancias especiales que nos pueden llevar a finalizar con la empresa o a fortalecerla para continuar y hacer más extensa, sobretodo, esa etapa de madurez.

En PersonalSoft estamos en etapa de crecimiento y en estos casi 19 años de existencia se han presentado situaciones muy positivas y otras no tan halagadoras; pero hemos respondido a estas situaciones con  creces, es así como hace poco pasamos por una situación difícil, sobre todo para una empresa en crecimiento, pasando de tener alrededor de 360 colaboradores y reducir nuestra planta de personal a aproximadamente 120, las ventas se redujeron en un 68% aproximadamente e incluso registramos por tres años consecutivos perdida financiera.

Gracias al empeño y esfuerzo de todos, hoy volvemos a vivir una época muy positiva, venimos recuperando el nivel de ventas y estamos generando en los periodos mensuales utilidad operacional.

Lo vivido y que gracias a DIOS está en el pasado, fue un reto importante que nos dejó muchas enseñanzas para el futuro, clientes nuevos y una estrategia comercial en desarrollo y evolución permanente.

Todo lo vivido nos aporta para llegar con buenas bases a la próxima etapa por vivir, la madurez organizacional, etapa que indudablemente está por llegar y que la esperamos con actitud positiva, optimismo y Fe en que va a ser la etapa de oro de nuestra organización.

DIOS los bendiga. 

Fabio de Jesus Pineda Callejas